] CIUDAD DE MÉXICO. * 26 de marzo de 2020.
| El Semanario / Noticias ZMG.

De cuatro a seis meses las personas podrán congelar sus créditos bancarios, una medida que el sector financiero adopta en apoyo a las complicaciones causadas por la emergencia sanitaria del coronavirus.

A través de un comunicado, la Comisión Nacional Bancaria y de Balores informó que “en términos generales, el apoyo consistirá en el diferimiento parcial o total de pagos de capital y/o intereses hasta por 4 meses, con posibilidad de extenderlo a 2 meses adicionales, respecto a la totalidad del monto exigible incluyendo los accesorios”.

¿A qué créditos aplica la medida de los bancos?
El apoyo podrá aplicar a los créditos a la vivienda con garantía hipotecaria, créditos revolventes y no revolventes dirigidos a personas físicas, tales como: crédito automotriz, créditos personales, crédito de nómina, tarjeta de crédito y microcrédito; así como para los créditos comerciales dirigidos a personas morales o personas físicas con actividad empresarial en sus diferentes modalidades, incluidos los agropecuarios.

El congelar los pagos aplicables a instituciones de crédito será válido para los financiamientos al consumo, de vivienda y comerciales para los clientes cuya fuente de pago se encuentre afectada, ya sea de forma directa o indirecta por esta contingencia derivada del Covid-19.

Estos apoyos fueron a iniciativa de las diferentes asociaciones que pidieron el permiso a las autoridades para ello, pero también hicieron otras peticiones sobre cómo actuar en temas referentes a la pandemia. Estos sectores atienden a millones de mexicanos de todos los estratos sociales.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, explicó que para ayudar en esta coyuntura a las personas con un crédito y que tengan dificultad para pagarlo, a través de la CNBV se determinó emitir medidas contables especiales para que los bancos puedan diferir y congelar de cuatro hasta un máximo de seis meses los créditos de sus clientes.

Por lo que “los clientes podrán llegar a un acuerdo con sus bancos que les permita diferir el principal y sus intereses”.

Explicó que esta autorización de medidas contables permitirá también dar el espacio regulatorio a los bancos para concentrar sus esfuerzos en apoyar a los mexicanos.

Al mismo tiempo, dijo “estamos haciendo un llamado a los bancos y al sector financiero para que mantengan las líneas de crédito que puedan necesitarse en la coyuntura actual”.

La CNBV destacó que trabajan para emitir medidas similares para otros sectores del sistema financiero, tales como las Sofipos, Socaps y Uniones de Crédito.

¿Qué bancos congelarán pagos de créditos?

Jorge Terrazas, director de Comunicación de BBVA México, explicó que además de las medidas gremiales, en el caso de la institución lanzarán programas en particular y dirigidos a los segmentos que más lo requieran, mismo que darán a conocer en los siguientes días, ya que buscan ser más certeros y que resuelvan todos los problemas que puedan enfrentar sus clientes durante esta emergencia sanitaria.

Scotiabank comentó que “pensando en el bienestar y tranquilidad de nuestros clientes, trabajamos en un plan integral de apoyo ante los efectos de esta pandemia”, el cual, concluirán su diseño en los siguientes días y que sería más amplio.

El martes, Banorte y Banco Sabadell anunciaron programas de diferimiento de pagos en sus créditos a empresas y personas que estén siendo afectadas por la pandemia del COVID-19.

Por su parte, el banco HSBC anunció también el martes meses sin intereses, pagos diferidos y otros programas para apoyar a sus clientes ante la emergencia por el coronavirus en México.

Derivado del parón que ha tenido la economía a nivel global y local, diversos analistas esperan una contracción económica para México este año. El consenso es de -3 por ciento, aunque hay pronósticos que llegan a menos de 5 por ciento.

La medida de congelar hasta por seis meses los créditos bancarios aplicarán a los que cuentan con vigencia al 28 de febrero de 2020.

SOLIDARIDAD BANCARIA

La Asociación de Bancos de México (ABM) notificó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) las medidas para diferir desde dos y hasta por cuatro meses el pago de créditos.

Con el fin de apoyar a los clientes, ante la imposibilidad para pagar créditos por las afectaciones económicas que representen las medidas tomadas para mitigar la propagación del COVID-19 los bancos que operan México dieron a conocer una serie de medidas.

La Asociación de Bancos de México (ABM) notificó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) las medidas para diferir desde dos y hasta por cuatro meses el pago de créditos.

El documento dirigido al titular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Juan Pablo Graf Noriega, la ABM, agrupada por 51 bancos del país precisó, que en referencia a los créditos para: construcción de vivienda, créditos individuales con garantía hipotecaria, revolventes y no revolventes presentaran un diferimento parcial o total de pagos de capital o intereses hasta por 4 meses y con la posibilidad de que se extiendan 2 meses más con el fin de que los bancos puedan elegir por hasta seis meses de la manera que les sea más conveniente en cada producto o cliente.

“El impacto negativo que las medidas que se están tomando para evitar su propagación están generando en diversas actividades de la economía, como el consumo, servicios, turismo, restaurantes, disrupciones en diversas cadenas de suministros, entre otras; es inminente que se presentarán dificultades para que empresas y personas puedan cumplir puntualmente sus compromisos crediticios”. indica el documento.

Mientras que para créditos productivos y agropecuarios, las instituciones de crédito se adhieren en el ámbito de su competencia al “Programa Permanente de Apoyo a las Zonas Afectadas por Desastres Naturales” del FIRA, mismo que establecerá prórrogas, recalendarizaciones, reestructuraciones, consolidación de adeudos y asistencia técnica hasta por seis meses en los municipios declarados zona de desastre.