] WASHINGTON. * 8 de julio de 2020.
| Reuters.
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, elogió el miércoles a su par Donald Trump en la primera reunión entre ambos, subrayando que el mandatario republicano trató a México con respeto a pesar de su historial de amenazas arancelarias e insultos hacia su vecino del sur.

López Obrador, conocido por su acrónimo AMLO, conversó con Trump la tarde del miércoles en la Casa Blanca y, posteriormente, ambos resaltaron su buena relación al tiempo que ignoraron diferencias en temas económicos, el tráfico de drogas y la migración.

“Lo que más aprecio es que usted nunca ha buscado imponernos nada que viole o vulnere nuestra soberanía”, dijo AMLO luego de mirar a Trump durante un discurso en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca antes de firmar una declaración conjunta.

“Usted no ha pretendido tratarnos como colonia”, agregó. “Por eso estoy aquí, para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto”.

Conscientes de la pandemia del coronavirus que todavía golpea con dureza a México y Estados Unidos, los líderes evitaron estrecharse las manos cuando López Obrador llegó a la Casa Blanca, aunque ninguno llevaba mascarilla.

Trump dijo que la declaración firmada por ambos comprometería a sus países “a un futuro compartido de prosperidad, seguridad y armonía”.

Ninguno de los dos ventiló sus diferencias en público.

Posteriormente, la portavoz de la Casa Blanca aseguró que ambos mandatarios discutieron brevemente el tema migratorio durante su conversación.

SIN TRUDEAU

López Obrador descartó las críticas en casa para encontrarse por primera vez con Trump, altamentre impopular en México debido a los comentarios incendiarios sobre su gente.

Trump describió a los inmigrantes mexicanos como “violadores” y “traficantes de drogas” durante la campaña electoral que lo llevó a la presidencia en 2017 y prometió hacer que México pague por un muro fronterizo entre ambas naciones.

En mayo de 2019, Trump amenazó con aplicar aranceles a México para obligarlo a reducir la cantidad de inmigrantes ilegales que ingresan a Estados Unidos. Solo retrocedió después de que AMLO acordó desplegar a la Guardia Nacional para detener el flujo de migrantes centroamericanos.

La reunión del miércoles estaba planeada para celebrar la puesta en marcha del nuevo Acuerdo Comercial de Norteamérica (TMEC), que reemplazó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), criticado largamente por Trump.

Pero la reunión de dos días se redujo a sólo uno, luego de que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, optara por no participar en medio de nuevas amenazas estadounidenses de aranceles sobre productos de su país.

Trump dijo que hablaría más tarde con Trudeau y que el canadiense lo visitaría en “el momento adecuado”.

Dos personas familiarizadas con los preparativos para la reunión dijeron que el sector privado estaba ansioso porque Trump planteara preocupaciones sobre los intentos de López Obrador de renegociar millonarios contratos energéticos.

El gobierno de AMLO está retrasando lentamente la apertura de la industria energética tras una reforma de 2013-2014 en favor de un modelo con más peso estatal, y ha cuestionado varios contratos importantes.

Un funcionario estadounidense de alto rango aseguró esta semana que el gobierno mexicano se había comprometido a mantener esos contratos. “Esperamos que cumplan su palabra”, dijo.

López Obrador viajó con una delegación de empresarios mexicanos, incluido el hombre más rico del país, el magnate Carlos Slim, quienes cenarán el miércoles por la noche con Trump y ejecutivos de negocios estadounidenses en la Casa Blanca.